Asociación

La Asociación Europea de Economía y Competitividad nació con el objetivo de promover, desarrollar y reconocer los mecanismos de las empresas que fomentan el buen desarrollo empresarial dentro del marco europeo.


La Asociación Europea de Economía y Competitividad identifica y reconoce las actuaciones y medidas llevadas a cabo por las empresas, aumentando la concienciación con respecto al papel que estas desempeñan, a fin de estimular y servir de inspiración a posibles nuevos empresarios.

Promoción del espíritu empresarial

Reconoce acciones e iniciativas empresariales a nivel internacional, nacional, regional o local.

Apuesta por la formación

Reconoce las iniciativas de las empresas para mejorar la formación empresarial, profesional, técnica y de gestión de sus
empleados.

Excelencia empresarial

Reconoce las políticas innovadoras que promueven el crecimiento de las empresas.

Fomento de la Responsabilidad Social Corporativa (R.S.C)

Reconoce las iniciativas que promueven la responsabilidad empresarial en la sociedad y las prácticas empresariales sostenibles.

Apoyo a la internacionalización de las empresas

Reconoce a las empresas y en particular a las pequeñas y medianas empresas que intentan sacar un mayor partido de las oportunidades que ofrecen los mercados, tanto dentro como fuera de la Unión Europea.

Contribuir a consolidar un entorno europeo empresarial donde se fomente el buen desarrollo económico y social. Un entorno que se rija por las prácticas de responsabilidad social corporativa y que refleje su preocupación por las necesidades de los distintos mercados, sectores y empresas.

Toda la actividad de la Asociación está encaminada a crear futuro para las empresas, en términos positivos y sostenibles. Para ello, promovemos la cultura corporativa, los mejores modelos de negocios y la comunicación en todas sus dimensiones.

Importancia del espíritu empresarial.

El Mercado Europeo debe tener en cuenta no sólo las necesidades de las grandes empresas, sino también de las PYMES, las cuales son parte fundamental de la economía de la región, pues representan al 99,8%. Dada la diversidad geográfica y cultural de los participantes de toda la Unión Europea, el espíritu empresarial y las mejores prácticas empresariales serán aquellas capaces de reflejar a las distintas regiones, ciudades y comunidades, pero debidamente orientadas al Desarrollo Humano Sostenible.